Especuladores I

 

 

¡Hola a todos!

 

Este post me va a servir para introducir en el blog el tema de mercados y su idiosincrasia (nota: esta palabra hay que gastarla más). Y si algo hay en los mercados, son especuladores. Odiados, vilipendiados, desconocidos y culpables. El chivo expiatorio perfecto. Pero son necesarios. Y mucho. Nos guste o no, esto es así y ya explicaré porqué.

 

¿Qué es especular?

 

3. intr. Efectuar operaciones comerciales o financieras con la esperanza de obtener beneficios aprovechando las variaciones de los precios o de los cambios.

 

Es curioso porque la RAE además de la anterior definición de especular, también da esta:

 

3. adj. Dicho de dos cosas simétrica: Que guardan la misma relación que la que tiene un objeto con su imagen en un espejo.

 

Y es curiosa por lo siguiente. Inversión y especulación son dos enfoques distintos para operar en los mercados financieros. Pero eso no significa que vayan por separado, no.  Si hay inversores habrán especuladores y si hay especuladores habrán inversores. Hay aquí cierta analogía con la segunda definición.

 

De una forma fácil. Invertir es buscar valor en algún activo a plazo indefinido. Pues bien, cualquier otra cosa es especular.

 

¿Quiénes son los especuladores?

 

Acorde a la primera definición, diremos que cualquiera que quiera ganar dinero con la fluctuación de los precios de algún activo es especulador. Cualquiera. No tiene porque ser alguien muy poderoso y con muchos millones. Sé de gente normal y corriente, con un sueldo normal y corriente que “invirtieron” en vivienda. Realmente especulaban pero no eran conscientes, no lo pensaban. Ya sabéis, los inversores son los buenos.

 

Hay que matizar entre dos tipos de especuladores: los que pueden mover el mercado y los que no. Y de entre los que no pueden, podemos hacer dos categorías: los que saben que están especulando y los que no saben que especulan. Estos últimos creen que son inversores, de ahí los sustos luego. No hace falta remontarse al 2008 y el tema de la vivienda, a 2017 hay mucha gente “invirtiendo” en bitcoin. El problema es que no saben que están especulando y mucho menos saben especular, un buen autoengaño.

 

Un Warning. Que existan especuladores con suficiente poder y dinero para mover el mercado, las llamadas “manos fuertes”, no quiere decir que nos exculpe de nuestras decisiones en los mercados. Que es muy fácil echarle siempre la culpa a Wall Street o la City. Hemos de saber lo que hacemos con nuestro dinero y asumir la responsabilidad de nuestras decisiones financieras.

 

¿Pero porqué son necesarios los especuladores?

 

Quedaros con esto: Sin especulación no hay mercado, sin mercado no hay inversión, sin inversión no hay creación de empresas ni desarrollo.

 

Con esto no quiero decir que la especulación sea el origen de todo. Tampoco la inversión. ¿Qué va antes, el huevo o la gallina?. Difícil de saber, pero lo que esta claro es que los especuladores son una pieza en el sistema y sin ellos el sistema no funcionaria.

 

En próximos posts de esta serie veremos la razón y necesidad de su existencia.

 

Un saludo y muchas gracias por leerme.

 

M.A.S

 

“Quién no invierte, no gana”